23 de septiembre de 2016

74. Alfons Mucha (II)

Continuando el post de la semana pasada, seguimos con el artista checo Alfons Mucha.

La Epica Eslava


Además de en París, Mucha trabajó en Viena, Munich y Estados Unidos. Allí conoció a Charles R. Carne que financió la que podríamos considerar su obra más espectacular: la Epica Eslava, también conocida como La Epopeya Eslava. Alejándose de los diseños de póster y carteles, Mucha ejecutó un conjunto de veinte gigantescos cuadros que recogían los principales hechos históricos de la cultura eslava. Esta inmensa obra puede visitarse hoy en día en La Galería Nacional de Praga, ya que Mucha la donó a la ciudad, con la única condición de que la serie fuera exhibida en una sala especial para ello, condición que el ayuntamiento aceptó de forma unánime. No fue su única colaboración con la ciudad de Praga, ya que con anterioridad le habían encargado varios frescos como decoración para el interior del Ayuntamiento.

La introducción de la liturgia eslava, Alfons Mucha
La introducción de la liturgia eslava, Alfons Mucha (foto: Wikipedia)

Para la realización de la saga Eslava, Mucha consultó a expertos y se documentó en historia, literatura y folklore. No obstante antepuso su visión artística a la historia, adaptando, en caso de ser necesario, las características de la obra a sus objetivos creativos. Fue la auténtica consolidación de Mucha como artista: de sus coloristas y sensuales pósters y carteles publicitarios pasó a una saga de gran evergadura, de profundo contenido histórico e identitario, colores más sobrios y grancilocuentes paisajes. En 1936, tres años antes de su muerte, se le dedicó una exposición retrospectiva en el Jeu de Paume de París. La muestra incluía tres pinturas de la Epica Eslava que fueron trasladadas desde Praga hasta la capital francesa.

La abolición de la servidumbre en Rusia, Alfons Mucha
La abolición de la servidumbre en Rusia, Alfons Mucha (foto: Wikipedia).


16 de septiembre de 2016

73. Alfons Mucha

Una de las recreaciones más bellas de la figura de Medea es la que realizó el artista Alfons Mucha en ocasión de la representación teatral de la obra clásica, a cargo de la genial actriz Sarah Bernhardt. Así que, de la mano de la hechicera más famosa de la Antigüedad, nos vamos hasta este artista.

Mucha


Alfons Mucha (1860-1939) fue un artista checo, conocido principalmente por su vinculación al mundo teatral y la ilustración artística. Se le considera uno de los máximos exponentes del Art Nouveau, movimiento artístico de la Europa de finales del s. XIX, caracterizado por sus formas orgánicas y vegetales y su vocación predominantemente decorativa, que dio lugar a un gran desarrollo de las artes decorativas.

Gismonda, Sarah Bernhardt
La mayoría de los artistas modernistas, vinculados a las distintas corrientes del Art Nouveau, diseñaron muebles, joyas, vestidos o carteles, extrapolando la estética del movimiento a las artes menores, más allá de la pintura o la escultura. En el caso de Mucha, fue muy importante su vinculación con el mundo del teatro, destacando su estrecha colaboración con Sarah Bernhardt. Su relación con la actriz comenzó varios años después de que Mucha se mudara a París, en 1887. El primer cartel que realizó fue el de la obra Gismonda, en 1895, representada en el Teatro de La RenaissanceDado el éxito del mismo, Sarah le ofreció un contrato de exclusividad durante seis años. Durante todo este periodo, Mucha la retrató en innumerables ocasiones caracterizada en sus distintos papeles. También colaboró en el diseño de las escenografías y los vestuarios del teatro. De esta forma, alcanzó gran fama como ilustrador.


En París, también realizó diversos encargos para revistas y anuncios publicitarios, así como diseño de joyas para una colección exclusiva para el joyero parisino Georges Fouquet. La mayoría de sus ilustraciones compartían un estilo muy característico, con bellas mujeres portando ornamentados vestidos, rodeadas de flores y elementos decorativos y con largos cabellos flotando al viento. Hoy en día, puede resultarnos un estilo recargado, pero es un testimonio muy característico de su época, con un bello uso del color y una precisión técnica del dibujo impresionante, que remarca el perfil de los cuerpos con una sutil línea negra.

Pero Mucha no se dedicó exclusivamente a la publicidad y el diseño. También llevó a cabo una impresionante obra pictórica. Pero eso os lo cuento la próxima semana.

Publicidad para el jabón Bagnolet, Alfons Mucha
Publicidad para el jabón Bagnolet, Alfons Mucha (foto: Wikipedia)



9 de septiembre de 2016

72. Medea

Medea es uno de los personajes más complejos de la historia de la literatura, una mujer controvertida, denostada por muchos pero también admirada por haberse abierto paso en un mundo de hombres. Medea es sabia, fuerte, inteligente. ¿Que cómo he llegado hasta este personaje? En el post de la semana pasada, estuvimos paseando por la ciudad de Brujas. Y pensando no en Brujas, sino en las brujas, me vino a la mente la gran hechicera Medea.


La historia de Medea

 

Medea, Nancy Klagmann
Medea, Nancy Klagmann (foto: Wikipedia)
Conocemos la historia de Jasón y Medea a través de distintos textos antiguos. El personaje es protagonista de dos obras de teatro, que llevan su nombre como título. Una primera versión corresponde al dramaturgo griego Eurípides, mientras que la segunda fue escrita por el autor latino Séneca. Medea era hija Eetes, rey de la Cólquida, una región que hoy situamos en las costas orientales del Mar Negro. Hasta allí llegó el héroe Jasón con la expedición de los Argonautas, de la que hablaremos con más detalle en alguna otra ocasión. Jasón quería conseguir el famoso vellocino de oro, una piel de carnero de oro de gran prestigio en la antigüedad.


Medea quedó perdidamente enamorada de Jasón nada más verlo, y decidió ayudarle en la conquista del vellocino aún a costa de traicionar a su propia familia, su tierra y su identidad. Jasón, además de un apuesto aventurero, era mucho más: un extranjero que le ofrecía una nueva vida. Jasón prometió a Medea llevarla consigo y desposarla. Y así lo hizo. Se casaron y tuvieron dos hijos.

La traición de Jasón


Pero tiempo después, Jasón decidió que Medea no era lo suficientemente buena para él y decidió repudiarla para poder casarse con Glauca, hija del rey de Corinto. Medea, traicionada, decidió infringirle a su esposo el mayor de los dolores: matar a sus propios hijos. Y así lo hizo. De esta forma estaba privando a su esposo de lo más sagrado: su linaje, su descendencia. Jasón no es un padre entregado a sus hijos. La pena capital que le inflinge Medea tiene que ver con la idea de privarle de descendencia, algo terrible en la Antigüedad.

Medea se siente traicionada. No es por tanto una cuestión exclusiva de un desengaño amoroso, es sentir defraudada su lealtad. El libro no habla de amor: habla de poder. ¿Qué busca Medea? Medea quiere fama, civilización, poder. Por un lado, le mueve la pasión enajenada; por otro, la búsqueda de ese poder.

Medea es un monstruo a los ojos occidentales de hoy en día. Pero hay que entender a su personaje en su contexto histórico. La joven renunció a todo lo que era y lo que más quería por entregarse a Jasón y éste la traicionó, anulando además el valor del juramento, algo sagrado en aquella época.

Medea, Alfons Mucha
(foto: alfonsmucha.deviantart.com)

Medea como mujer: el personaje desde una perspectiva de género



Es importante el concepto de femineidad en nuestro personaje de hoy. Desde la mirada actual podemos decirnos: "asesinar a sus propios hijos es lo último que una mujer haría". Tal vez Medea lo hace precisamente por eso, para desprenderse de su femineidad, para convertirse en héroe. Medea desempeña un rol masculino trasladado a un personaje femenino. ¿Podríamos aplicar a la obra una visión antropológica de género? ¿Es la mujer a la naturaleza lo que el hombre a la cultura, como diría Sherry Ortner? ¿Reivindica Medea un papel en la esfera social y cultural de la Grecia antigua que le había sido arrebatado por el simple hecho de ser mujer? ¿Atacando y acabando con sus hijos, máximo exponente de la función reproductora de la mujer, no sólo se venga de Jasón sino que también renuncia a su exclusiva función como mujer procreadora? Estas dos visiones contrapuestas del principio femenino y masculino podrían además identificarse con los dos mundos a los que pertenecen ambos protagonsitas: Jasón proviene de Grecia, el mundo culto, civilizado, urbano, ordenado; Medea es una extranjera, proviene de un mundo lejano, exótico, peligroso, desurbanizado y fuera del orden. Jasón es la racionalidad -la cultura-; Medea la naturaleza -hecichera, extranjera, emocional y pasional-. Medea, al hacer lo más antinatural (matar a sus hijos) se desliga de su parte natural, entra en la esfera masculina, entra en la cultura.





2 de septiembre de 2016

71. Brujas

Brujas: parada obligada en nuestro diario de viaje. Ya que en esta ciudad flamenca descubrí las obras de arte de Gerard Mas, protagonista de la semana pasada, imprescindible dedicar una escala a esta bellísima localidad.

Brujas, la Venecia del norte


Poblada de canales, monumentales construcciones como el Ayuntamiento o la Iglesia de Nuestra Señora, casas medievales maravillosamente conservadas y melancólicos rincones, esta ciudad es parada obligada en una ruta por Bélgica. Es una excursión perfecta desde Bruselas y puede combinarse con la también maravillosa Gante. Brujas, cuyo nombre original en flamenco en Brugges, ofrece al visitante una visita patrimonial, incluyendo sus iglesias, edificios más notables y el museo de arte Groeningemuseum, o un paseo en el que simplemente nos dejemos llevar descubriendo la ciudad según avanzamos.


Torre del Campanario, Brujas
Torre del Campanario, Brujas
Uno de los espacios más espectaculares de Brujas es la Plaza del Mercado o Grote Markt. La importancia de este lugar tuvo que ver con el desarrollo del comercio de la lana, que ya desde época medieval se convirtió en la base de la prosperidad de Flandes. La plaza está presidida por la inmensa torre del Campanario, del s. XIII, con un total de 83 metros de altura y planta octogonal en su último tramo. La estatua situada en el centro de la plaza representa a Jan Breydel y Pieter de Coninck, dos héroes flamencos que se resitieron a la dominación francesa en la Batalla de las Espuelas Doradas en el año 1302. El Juzgado Provincial, muy en consonancia con el estilo arquitectónico de la plaza, es en realidad neogótico y data de finales del s. XIX. Las coloridas fachadas de las casas medievales, con sus característicos cierres escalenados, tan propios de la arquitectura flamenca, cierran los laterales de este gran espacio abierto.


Plaza del Mercado
Plaza del Mercado o Grote Markt, Brujas




26 de agosto de 2016

70. Gerard Mas

Después de que la Dama de Ampurias y el retrato escultórico nos llevaran de paseo por la Ampurias griega y la Ampurias romana, vamos a retomar el género del retrato en escultura para presentaros un artista genial: Gerard Mas

Gerard Mas


Gerard Mas
Cuando se contempla una escultura de Gerard Mas en la distancia nos parece estar ante una talla en madera renacentista que representa a alguna mujer de la nobleza de aquella época: un retrato frontal, solemne y equilibrado, con una expresión de sobriedad bellamente matizada por la policromía. Podría formar parte de la colección de arte sacro, ser incluso un relicario o una obra de arte propia de un museo de Bellas Artes. Pero cuando la observamos de más cerca y nos fijamos en los detalles, percibimos que en realidad no son más que una divertida interpretacion contemporánea de este tipo de tallas, en las que las bellas mujeres medievales incorporan gestos contemporáneos como una piruleta, la marca de las gafas de sol o un divertido globo de chicle.

Aunque el escultor es catalán, lo descubrí en una galería de arte en Brujas (Bélgica). La perfección técnica de la ejecución junto con la sutil ironía de su reinterpretación consiguieron cautivarme. Sus obras realistas, que también incluyen otros repertorios que siempre reinterpretan la realidad con juegos visuales, están realizadas en mármol, alabastro, madera y bronce.

Gerard Mas Gerard Mas Gerard Mas Gerard Mas Gerard Mas Gerard Mas